11 °C Fog Rabat

Noticias
Miércoles 22 Enero 2020

Cuando América Latina se niega a dejarse llevarpor las vanidades del “polisario”

Síntesis vocal
Cuando América Latina se niega a dejarse  llevarpor las vanidades del “polisario”

América Latina ya no se deja guiar por cálculos ideológicos caducos, ahora es más bien un continente que desde hace algunos años se niega a dejarse llevar por las vanidades del polisario y sus mentores, optando por defender la legitimidad y la justicia de la causa nacional, la del Sáhara marroquí.

Por Hicham LAKHAL.

Gracias a una diplomacia marroquí atenta, con una actitud proactiva que ha permitido contrarrestar con todo el rigor necesario las maniobras de los separatistas, los países latinoamericanos han podido comprender la realidad del conflicto artificial sobre el Sáhara, a pesar de los chanchullos y la desinformación que maniobra el polisario.

Y como cualquier mentira tarde o temprano se acaba desvelando, la verdad no tardó en revelarse ante los países de la región, que en los últimos años se han convencido de la legitimidad de la posición marroquí y de la pertinencia del proyecto de autonomía en el Sáhara, rechazando la creación de una entidad títere que no cumple los requisitos jurídicos y políticos más básicos de un Estado, peor aún en una región a merced de grupos terroristas.

De hecho, los países de América Latina están más convencidos que nunca de que deben tratar con países hechos y derechos y no con plataformas virtuales e imaginarias, que sólo pueden existir en Internet o en la imaginación de sus inventores, cuya eterna obsesión es socavar la integridad territorial del Reino.

Así es como la soga se está apretando alrededor del polisario en América Latina y el Caribe, donde Bolivia acaba de clavar el último clavo en el ataúd de la tesis separatista, en un nuevo revés para los separatistas, que consideraban a América Latina como un refugio donde daban rienda suelta a su falsa propaganda.

Bolivia anunció el lunes en un comunicado de su Ministerio de Relaciones Exteriores haber retirado el reconocimiento de la pretendida “rasd" y "suspendido todos los vínculos" con esta falsa entidad.

Asimismo, Bolivia afirmó que adoptará el principio de "neutralidad constructiva" sobre el conflicto artificial en torno al Sahara marroquí y trabajará para apoyar los esfuerzos desplegados en el marco de las Naciones Unidas a fin de “alcanzar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable conforme a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas”.

“Bolivia y el Reino de Marruecos coinciden en el propósito de fortalecer sus relaciones bilaterales, en base a los principios del respeto mutuo de soberanía e integridad territorial, la no interferencia en los asuntos internos de cada uno”, agrega el comunicado.

Antes de Bolivia, Jamaica reiteró el mes pasado su decisión de retirar su reconocimiento de la entidad falsa, expresando su apoyo a los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a alcanzar una solución duradera al diferendo sobre el Sáhara marroquí.

Por lo visto, no pasa un mes sin que un país de la región exprese su apoyo al Sáhara marroquí, como fue el caso de Paraguay, cuyo Parlamento adoptó en diciembre una nueva resolución de apoyo a la iniciativa de autonomía marroquí en el marco de la soberanía nacional y la integridad territorial del Reino.

Aprobada por unanimidad por la Cámara de Diputados de Paraguay, esta resolución, la tercera de su género en menos de dos años, constituye una nueva victoria para la causa nacional de Marruecos y un apoyo claro y más firme al proyecto de autonomía y a la soberanía e integridad territorial de Marruecos.

El pasado mes de mayo, el gobierno de Barbados retiró su reconocimiento a la seudo "rasd", optando por continuar con las acciones ya emprendidas por más de 162 países de todo el mundo, tal y como se indica en un comunicado conjunto firmado al final de la visita a Marruecos de la primera ministra de Barbados, Mia Mottley.

Tantas posiciones de los países sudamericanos más influyentes, gobiernos, parlamentos y organizaciones de la sociedad civil, demuestran que la causa nacional sigue logrando un éxito significativo en toda América Latina, mientras que la tesis separatista agoniza.

En este contexto, el Senado federal brasileño aprobó el pasado mes de septiembre, por amplia mayoría, una moción de apoyo a la iniciativa marroquí de autonomía en las provincias del sur que "respeta la integridad territorial y la soberanía nacional del Reino".

El 13 de junio, el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, declaró con ocasión de la visita a Brasilia del ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero, Nasser Bourita, que "Brasil apoya los esfuerzos de Marruecos para llegar a una solución realista de la cuestión del Sáhara".

También en 2019, el gobierno chileno, a su vez, expresó "su apoyo a los serios esfuerzos y al proyecto de autonomía de Marruecos, para encontrar una solución política realista, viable y duradera al conflicto artificial del Sáhara".

Asimismo, Surinam reiteró su decisión de retirar su reconocimiento de la pretendida "rasd", expresando su apoyo a una solución política y definitiva de la controversia regional sobre el Sáhara en el marco de la soberanía y la integridad territorial de Marruecos.

En el mismo sentido, El Salvador decidió el pasado mes de junio retirar su reconocimiento de la entidad ficticia y apoyar la integridad territorial de Marruecos. Esta decisión fue renovada recientemente durante la visita a Marruecos del ministro de Asuntos Exteriores salvadoreño.

Este apoyo explícito e inequívoco a la causa nacional expresado por los países de América Latina y el Caribe muestra claramente que la tesis separatista está perdiendo fuerza y que el polisario ya no convence a nadie con su anticuado y estéril discurso ideológico.

MAP: 21 Enero 2020Versión