21 °C Partly cloudy Rabat

Actividades Reales
Saturday 11 Mayo 2019

SM el Rey, Amir Al Muminin, preside la primera charla religiosa del mes de ramadán

SM el Rey, Amir Al Muminin, preside la primera charla religiosa del mes de ramadán

Su Majestad el Rey Mohammed VI, Amir Al Muminin (Comendador de los creyentes), acompañado por SAR el Príncipe Heredero Moulay El Hassan, SAR el Príncipe Moulay Rachid y SA el Príncipe Moulay Ismail, presidió, hoy viernes en el Palacio Real de Rabat, la primera charla religiosa del mes sagrado de ramadán.

Esta charla inaugural fue animada por el ministro de Habices y Asuntos Islámicos, Ahmed Toufiq, sobre el tema "Invertir los valores de la religión en el modelo de desarrollo", a la luz del versículo coránico "Sois ciertamente la mejor comunidad que haya sido jamás suscitada para [el bien de] la humanidad: ordenáis la conducta recta, prohibís la conducta inmoral y creéis en Dios” (Sura Al Imran).

Al principio de esta charla, Toufiq indicó que la correlación de la religión con la ética ya no se contempla desde un punto de vista filosófico dubitativo, puesto que los estudios modernos, a los que se somete este fenómeno, parten de la premisa de que las religiones monoteístas disponen de una referencia sobre el dilema del origen del bien y del mal.

El conferenciante hizo hincapié en los conceptos “desarrollo” y “modelo”, citados en el título de esta charla, precisando que el concepto de desarrollo, tal y como es usado hoy día en referencia al crecimiento, cuyo significado está incluido en la predilección, sumado al significado de la pureza. En cuanto al concepto de “modelo”, prosiguió Toufiq, los estudiosos de la religión consideran esta última un modelo en sí, vista su perfección y la coherencia de sus componentes, y por tanto, el modus vivendi que propone la religión no puede ser sino modélico.

Evocando el primer eje de esta charla, relativo a la relación de los valores de la religión con el modelo de desarrollo, Toufiq destacó que el versículo coránico "Sois ciertamente la mejor comunidad que haya sido jamás suscitada para [el bien de] la humanidad: ordenáis la conducta recta, prohibís la conducta inmoral y creéis en Dios”, hace alusión a las condiciones de la ejemplaridad en la vida de la Umma, explicando que la conducta recta, desde una lectura contemporánea, puede corresponder a toda acción llevada a cabo en conformidad con las leyes adoptadas por la sociedad, siempre que respete los textos religioso.  

Ordenar la conducta recta, según el conferenciante, es un gran concepto cuya finalidad es instar a los musulmanes a implicarse incesantemente en el desarrollo sostenible y en la reforma para tratar las diferentes variedades de la corrupción, añadiendo que los musulmanes no sacaron provecho de esta orden divina en el pasado, básicamente, por no vislumbrar suficientemente las leyes del universo para imponer la autoridad de la ley y por no disponer de las condiciones materiales para ello.  

En el segundo eje, relativo al modelo económico en la era fundadora y después de ella, el conferenciante subrayó que el mecanismo de ordenar la conducta recta y la prohibición de la conducta inmoral hace ilusión a uno de los pilares de la ética coránica, basada en las reglas de los ámbitos de los deberes, responsabilidades y penalizaciones, precisando que estos preceptos incluyen tanto al individuo como a la colectividad, y comprenden la ética y el comportamientos a nivel de los compromisos del Estado.  

Según Toufiq, la Historia nos enseña que este mecanismo funcionó en la era del Profeta Muhammad gracias a la fuerza del impedimento, es decir, la potencia de la influencia del mandato que trasmitió el Profeta, a saber: leer el versículo, la predilección y el aprendizaje del Libro y de la sabiduría, a sabiendas de que la puesta en marcha de esta dinámica fue obstaculizada después de la era del Profeta Muhammad.   

En el eje relativo a la búsqueda de la relación de los valores con la economía fuera del contexto del Islam, el conferenciante reveló que la lectura filosófica de esta cuestión, que duró a lo largo de cuatro siglos, se resume, independientemente de la referencia, en la subordinación de la reforma de la sociedad a la necesidad de ordenar la conducta recta y prohibir la conducta inmoral, una labor que debe ser emprendida por la colectividad con el fin de garantizar la justicia.

No obstante, la economía, especialmente en los dos últimos siglos en Occidente, se orientó hacia el liberalismo, guiada por una filosofía cuyo tenor es acumular ganancias y propagarlas para el bien de todos, prosiguió Toufiq en su charla.

Abordando el cuarto eje de la charla, los horizontes de invertir los valores de la religión en un modelo de desarrollo, el conferenciante anotó que la finalidad de esta idea son dos cuestiones inseparables, aumentar el patrimonio de la Umma y reducir la pobreza, explicando que el significado de la inversión en este contexto es el compromiso de los actores económicos con los valores correspondientes a los deberes, así como por los valores considerados facultativos.  

Tras exponer que ordenar la conducta recta y prohibir la inmoral a nivel colectivo es la vía hacia la construcción de las instituciones, precisó que aquello supone que el Estado es el principal encargado de invertir los valores de la religión, en otras palabras, le incumbe exclusivamente al Estado llevar a cabo este mandato divino a nivel colectivo.  

En cuanto al quinto eje, la religiosidad en el espejo del desarrollo y el modelo del desarrollo visto por la religión, Toufiq indicó que los musulmanes en los Siglos XIX y XX se percataron de su decadencia cultural en comparación con Occidente, prosiguiendo que mientras la mayoría de la sociedad musulmana se negó a reconocer su terrible realidad, otros intelectuales se plantearon preguntas al respecto, entre ellos Chakib Arsalan.    

Toufiq concluyó que el versículo coránico tema de esta charla fue comprendido por los acompañantes del Profeta en su dimensión humana, puesto que el ser humano es la base de toda reforma.

Al final de esta charla, SM el Rey fue saludado por el Gran Muftí de Egipto, Shawki Allam, el vicepresidente de la Universidad Islámica Darul Huda en la India, Bahauddeen Muhammed Nadwi, el director del Instituto de Civilización Islámica de Moscú, Said Hibatullah Kamilev, el miembro de la sección de la Fundación Mohammed VI de Ulemas Africanos en Costa de Marfil, Sheikh Younous Touré, el presidente de la sección de la Fundación Mohammed VI de Ulemas Africanos en Benín, Abderahim Chiit Than, y el ex profesor universitario sudanés, Sheikh Abdelkader Abou Arki.

El Soberano también fue saludado por el presidente de la sección de la Fundación Mohammed VI de Ulemas Africanos en la Unión de las Comoras, Yahya Mohamed Ilyas, el presidente de la Fundación Mohammed VI de Ulemas Africanos en Ruanda, Musa Sindayigaya, y el miembro de la sección de la Fundación Mohammed VI de Ulemas Africanos en Angola, Matete Nzola.

Posteriormente, Toufiq presentó a Su Majestad el Rey una grabación sonora de 20 lecturas completas del Sagrado Corán realizadas por memorizadores marroquíes, 17 de ellos completaron una grabación completa del Corán según la lectura de Warch, siendo la más antigua de ellas la del difunto Haj Abderrahman Benmoussa, así como una grabación conjunta de 4 memorizadores y unas 30 memorizadoras cada uno de los cuales grabó dos Hizb, además de una lectura colectiva del Hizb Al Ratib realizada en 60 mezquitas del Reino.

Estas grabaciones destacan la alta solicitud de Su Majestad el Rey, Amir Al Muminin, hacia el Sagrado Corán, su difusión y su memorización de acuerdo con las tradiciones ancestrales del Reino de Marruecos.

MAP: 10 Mayo 2019