8 °C Partly cloudy Rabat

Discursos Reales

SM el Rey dirige un mensaje a los participantes en el I congreso africano sobre el mantenimiento, la preservación del patrimonio viario y la innovación técnica

SM el Rey Mohammed VI ha dirigido un mensaje a los participantes en el I congreso africano sobre el mantenimiento, la preservación del patrimonio viario y la innovación técnica, que comenzó este miércoles en la ciudad de Marraquech.

Este es el texto íntegro del mensaje Real, leído por el consejero de SM el Rey, Abdellatif Menouni.

"Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor Enviado de Dios, su familia y compañeros

Excelencias,

Señoras y Señores,

Nos complace dirigirles el presente Mensaje, dándoles la bienvenida en esta ciudad de Marraquech, tierra del diálogo y de la convivencia de civilizaciones y encrucijada de las vías históricas conducentes hacia África.

Hemos querido otorgar Nuestro Alto Patrocinio a este primer encuentro viario africano, en consideración del afecto especial que guardamos a África, y por las relaciones fraternales, como de solidaridad y cooperación, que nos unen con sus pueblos. También motivaron Nuestra voluntad la importancia y actualidad que reviste el mantenimiento, la conservación del capital viario y las técnicas innovadas para su preservación.

Si a primera vista el tema puede antojarse como de carácter técnico, en el fondo, viene a representar una de las manifestaciones de los grandes retos sociales y de desarrollo, que como africanos, nos desafían y nos imponen relevarlos mediante la confianza en nuestras propias capacidades, poniendo a punto creativos enfoques y soluciones, susceptibles de realizar el desarrollo sostenible, y disponiendo los medios de una vida digna para los pueblos de nuestro continente.

Puede que uno de los medios más importantes para realizar este anhelado desarrollo consistiría en la aportación de los servicios sociales básicos y grandes infraestructuras, principalmente la red viaria, por la importancia que posee al facilitar la comunicación y permitir el acceso de las poblaciones a los mercados y servicios básicos, limitando de este modo las disparidades sociales y espaciales. En este contexto, adquiere igual importancia al atraer las inversiones extranjeras y reducir los gastos de producción, incrementando la rentabilidad de los proyectos.

Así pues, Hemos de felicitarles por la celebración de este Congreso y por la elección de este importante tema. Estamos persuadidos de que tendrán la ocasión de llevar a cabo un diagnóstico colectivo de la realidad del patrimonio viario africano y conocer los esfuerzos consentidos para su preservación, así como detectar las dificultades más notables que padece, proponiendo grandes orientaciones para elaborar una estrategia integrada y eficiente en el ámbito del mantenimiento y explotación de la red viaria en nuestro continente.

Señoras y Señores,

El continente africano conoció un sensible desarrollo en el ámbito de las infraestructuras durante la última década, gracias a sus aptitudes humanas y cualidades naturales, dos elementos complementarios, al punto de revelarse como el continente de las oportunidades, gracias a las enormes posibilidades de inversión que permite.

No obstante, el desafío que sigue planteándose ante el progreso en África no es otro sino la continuación del desarrollo de nuevas redes viarias, sin olvidar el mantenimiento de la ya existente, que alcanza una longitud de unos dos millones de kilómetros, con un valor aproximado del 30% del PIB de los países, facilitando un 90% del transporte de personas y mercancías.

En este sentido, el ritmo de desarrollo registrado en los últimos años en nuestro continente, plantea la necesidad de mejorar la calidad de los servicios de la red viaria, para poder acompañar las necesidades de movilidad de más de mil millones de habitantes, que representan la población del continente, cifra que está llamada a duplicarse de aquí a 2050.

Señoras y Señores,

El incremento de las necesidades en materia de infraestructuras viarias, la dificultad de alcanzar el equilibrio requerido entre el mantenimiento y las exigencias de ampliación de la red, además de la utilización intensiva del transporte por carretera, todos ellos elementos que, desde luego, vienen a complicar la tarea de los responsables del sector viario en África.

Tal situación es agravada por la vehemencia de los efectos climáticos, como son la sequía y las inundaciones, con las enormes repercusiones que tienen sobre las condiciones de la red viaria, en términos de pérdidas resultantes o de gastos adicionales necesarios a la protección de las obras viarias y de su entorno.

Por todo ello, se hace necesario pensar en adoptar medios modernos de seguimiento de la red viaria y de sus construcciones, así como de su mantenimiento, reuniendo datos precisos y necesarios a la toma de decisiones oportunas en el momento oportuno, e innovando soluciones y técnicas alternativas que tomen en consideración el aspecto medioambiental, particularmente en lo que se refiere al uso de nuevas tecnologías limpias y menos contaminantes.

En este sentido, la cuestión no reside en construir ejes viarios y olvidarlos hasta que se deterioren, sino más bien en establecer planes para su mantenimiento, paralelamente al refuerzo del capital viario existente, preservándolo del desmejoramiento y a veces hasta de la desaparición.

Para alcanzar este objetivo, una atención especial ha de dedicarse a la disposición de los recursos humanos preparados, como pueden ser los ingenieros, cuadros y técnicos, que deben ser preparados sobre la base de programas de formación básica, práctica y de perfeccionamiento, reforzando la especialización en este dominio y abriéndose sobre las innovaciones conocidas a escala africana e internacional.

Por otra parte, el desarrollo y modernización de la administración viaria constituyen una acuciante prioridad que ha de cumplirse a través de una distribución razonable de los roles, distinguiendo entre los niveles de la estrategia, la planificación, la reglamentación y el control, por una parte, y aquellos relacionados con la operatividad y práctica sobre el terreno, por otra, así como entre la explotación, mantenimiento, ampliación y modernización de la red viaria.

Todo ello sería posible reforzando la cooperación y concertación, y estableciendo partenariados entre los sectores público y privado, así como entre el Estado y las entidades locales, además de los partenariados internacionales, con el fin de seleccionar las soluciones menos costosas y de mayor rentabilidad y eficiencia. Asimismo se ha de evitar la concentración de los trabajos de mantenimiento sobre los ejes principales, sin descuidar las carreteras y accesos rurales, sobre todo en las zonas alejadas.

Señoras y Señores,

El destacado modelo de desarrollo que dirigimos en Nuestro país, ha sido erigido sobre una política voluntarista bien definida, que se ha fijado por objetivo promover las grandes obras que buscan crear las infraestructuras necesarias, en tanto que palanca potente para realizar el despegue económico y reforzar la atractividad y competitividad de Marruecos, además contribuir a la reducción de las disparidades espaciales, garantizando el acceso de todos los habitantes a los mercados y servicios, reduciendo las tasas de pobreza y combatiendo la precariedad y la exclusión.

Marruecos ha adoptado, desde hace más de 16 años, una visión multidimensional con respecto a las infraestructuras de transporte, complementándose la rehabilitación y modernización de la red viaria con el refuerzo y puesta a punto de las redes ferroviarias, además de la promoción del transporte aéreo, a través de la ampliación, modernización y construcción de aeropuertos, a lo que hay que añadir la creación de grandes puertos y plataformas logísticas.

En este sentido, obramos por la ampliación de la red de autopistas y autovías, conforme a los estándares internacionales. De este modo, se han podido enlazar las zonas este y oeste del Reino, así como las de norte y sur, además de rehabilitar los diferentes tipos de carreteras nacionales. Asimismo, otorgamos una atención particular a la realización de carreteras secundarias y rurales con el fin de desenclavar las zonas lejanas y de difícil acceso, conectando el mundo rural con la red nacional de comunicaciones.

Paralelamente a las grandes obras llevadas a cabo en el norte del Reino, como el complejo portuario Tánger-Med, que se ha convertido en una gran plataforma internacional de intercambio comercial y transporte marítimo en la cuenca del Mediterráneo, y que será reforzado con el puerto de Nador West Med, estamos empeñados en hacer de la región del Sahara marroquí un eje de los intercambios comerciales y de comunicación humana entre África y Europa.

En este marco, lanzamos últimamente, con ocasión de la conmemoración del 40º aniversario de la Marcha Verde para la recuperación de nuestras Provincias del Sur, proyectos complementarios, con el fin de afianzar la integración entre las regiones del norte y del sur del Reino, al decidir realizar una autovía según los estándares internacionales, para enlazar Agadir y Dajla, a través de Tiznit, y Laayún, hasta alcanzar las fronteras marroquí-mauritanas en el sur.

Por otra parte, vamos a llevar a cabo la construcción del gran puerto atlántico de Dajla, además de pensar en la realización de una línea ferroviaria de Tánger a Lagüera, para enlazar Marruecos con los demás países africanos hermanos.

Señoras y Señores,

Disponer las infraestructuras no constituye un fin en sí, sino que más bien se inscribe en el marco de una visión global, que busca realizar el desarrollo espacial y local, en las diferentes regiones del Reino. Nuestro objetivo no es otro sino impulsar la dinámica del desarrollo económico nacional y servir al ciudadano marroquí, allá donde esté, poniendo a su alcance los diferentes medios de comunicación.

Amén del salto cualitativo dado en materia de desarrollo y modernización de la red viaria, se ha elaborado un plan estratégico para el desarrollo de la estructura viaria durante los próximos veinte años, donde la preservación del capital viario cobra especial importancia. Ello ha quedado reflejado en la dedicación del 50% aproximadamente de la inversión total de este plan a los proyectos de mantenimiento viario, sin contar las inversiones relativas a las autopistas y autovías, así como a aquellas destinadas a la rehabilitación de los ejes viarios vertebradores.

Con el fin de poner en marcha Nuestra visión integrada, este plan viene a otorga un puesto fundamental a los ejes estratégicos que se dirigen al África occidental, donde las Provincias del Sahara Marroquí constituyen un eslabón entre Marruecos y su profundidad africana, además de la conclusión de la autopista magrebí hacia el este, con el fin de facilitar los intercambios con los Estados vecinos.

En este sentido, queremos insistir en que estos promisorios proyectos, incluidos los grandes proyectos de energía solar y eólica así como las infraestructuras, no sólo aspiran a desarrollar la región, sino que con ellos ambicionamos igualmente enlazar con los países africanos hermanos para contribuir a su desarrollo.

La cooperación Sur-Sur que deseamos, no es un mero lema destinado al consumo mediático, sino que la procuramos materializar a través de proyectos concretos, capaces de aportar beneficios a los pueblos de nuestros países y allanan el camino ante el establecimiento de partenariados promisorios, que pueden abarcar todas las partes concernidas, ya sea en el sector público o privado, o en los diferentes ámbitos sociales, medioambientales y del desarrollo.

En este marco, Marruecos se compromete a poner a disposición de los países africanos, la importante experiencia que, durante años, ha podido acumular en el dominio de la preservación del patrimonio viario, a la vez que se abre ante el intercambio de las logradas experiencias de sus hermanos en este dominio.

Excelencias,

Señoras y Señores,

Como bien saben Ustedes, la cooperación internacional y el intercambio de informaciones y experiencias son de enorme importancia en los distintos dominios. En este sentido, la apertura y cooperación entre los países africanos, así como sobre los países del Norte, en el dominio de las infraestructuras, puede contribuir al desarrollo y modernización de este sector, así como a su preservación y mantenimiento de sus componentes.

Por ello, conviene que los Estados africanos participen en todas las iniciativas que buscan consolidar esta cooperación, contribuyendo a la mejora de las redes viarias en nuestros países, al desarrollo de sus sistemas de financiación y a la reflexión colectiva y periódica en torno a la política viaria y técnicas de mantenimiento, dentro de las instancias profesionales nacionales, regionales e internacionales.

Convencidos estamos que de este primer congreso, gracias a los expertos y capacidades africanas que en el mismo participan, y debido al sincero celo africano que les distingue, dará lugar a un conjunto de recomendaciones prácticas y aplicables, lo cual contribuirá a la innovación de soluciones pertinentes para hacer frente a los desafíos que supone el mantenimiento del patrimonio viario en África y la mejora de su calidad, reforzándolo con nuevas redes viarias, conforme a los estándares internacionales.

Por otra parte, la presencia de organizaciones, asociaciones profesionales, expertos y especialistas procedentes de otros continentes, es susceptible de consolidar los conocimientos y el intercambio de experiencias, amén de promover la cooperación entre el Norte y el Sur.

Dios guíe vuestros pasos y culmine vuestros trabajos con el pleno éxito, en beneficio de nuestros pueblos africanos.

Wassalamou alaikoum warahmatoullahi wabarakatouh".

(MAP 04/05/2016)