27 °C Clear sky Rabat

Discursos Reales

SM el Rey dirige un mensaje a los participantes en la 2ª edición del Foro ministerial árabe sobre la vivienda y el desarrollo urbano

SM el Rey Mohammed VI dirigió un mensaje a los participantes en la 2ª edición del Foro ministerial árabe sobre la vivienda y el desarrollo urbano, que se ha abierto jueves en Rabat.

He aquí el texto íntegro del mensaje Real cuya lectura fue dada por el consejero de SM el Rey Abdellatif Mennouni:

"Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor enviado de Dios, su familia y compañeros

Excelencias,

Señoras y Señores,

Nos complace manifestar Nuestra profunda alegría acogiendo en la ciudad de Rabat el 2º Foro ministerial árabe sobre la vivienda y el desarrollo urbano, celebrado bajo Nuestro Alto Patrocinio. Con esta ocasión, queremos dar la bienvenida en su segunda patria, Marruecos, a nuestros honorables huéspedes y distinguidas personalidades.

Os queremos felicitar por la celebración de este destacado foro, considerado como una tribuna para plantear nuevas concepciones árabes de gestión de las cuestiones de la vivienda y el desarrollo urbano sostenible y para intercambiar las experiencias logradas y prácticas productivas en este dominio, así como para llevar a la práctica la acción participativa a fin de realizar un desarrollo equilibrado y sostenible, mejorando las condiciones de vida de los pueblos árabes.

El haber escogido el tema de "la puesta en marcha del nuevo plan urbano en la región árabe", viene a confirmar nuestro compromiso colectivo de poner en marcha la agenda urbana adoptada por la comunidad internacional con ocasión del tercer Congreso celebrado en Ecuador durante el mes de octubre pasado, así como para consolidar la agenda 2030, a fin de realizar los objetivos del desarrollo sostenible, particularmente el 11º objetivo que prevé la construcción de ciudades inclusivas, saludables, inteligentes, seguras, resilientes, sostenibles y con capacidad para hacer frente a las catástrofes.

Es ambición Nuestra que vuestro Foro sea una ocasión propicia que permita a la región árabe entablar debates en torno a los medios que permitan avanzar hacia la consolidación de la vida urbana, en tanto que factor básico para la realización del desarrollo sostenible, afrontando los retos actuales y futuros a fin de conseguir la puesta en marcha de la estrategia árabe del hábitat, logrando soluciones eficaces a los problemas que acusan nuestras urbes.

Ello requiere la toma de medidas necesarias para la ordenación de nuestras ciudades con vistas al futuro, disponiendo viviendas adecuadas y mejores condiciones de vida para todos en los países árabes, tomando en consideración las dimensiones económica, social, medioambiental y la gestión de las crisis.

Señoras y Señores,

Como bien sabéis, el 54% de los habitantes del mundo viven en zonas urbanas, y se prevé que este índice siga creciendo, de modo que en el horizonte de 2045 el número de habitantes de las ciudades se multiplicará por 1.5 para alcanzar los 6000 millones de habitantes.

Por esta razón, la extensión urbana será una de las principales cuestiones que incidirán en las mutaciones económicas y sociales a las que tendrá que hacer frente la región árabe durante las próximas décadas, lo que contribuirá de manera inevitable a la realización del desarrollo sostenible, siempre y cuando su gestión experimente una mejoría, incrementando la productividad, adoptando un espíritu creativo y poniendo en aplicación ideas y experiencias precursoras.

Es oportuno decir que la extensión del ámbito urbano que se produce sin una planificación previa, implica numerosos retos y apuestas y causa pérdidas enormes en cuanto a prestaciones urbanas se refiere, al agravar los problemas de desplazamiento, los gastos de equipamiento, el avance hacia las zonas rurales, además del aumento de la demanda de servicios públicos, el agotamiento de los recursos naturales y el deterioro del medio ambiente.

Entre las manifestaciones más destacadas de la extensión urbana, se puede mencionar el incremento del número de habitantes en las ciudades, con todo lo que ello comporta como extensión de la superficie ordenada de las ciudades, resultante de la extensión horizontal y vertical de la urbanización, lo que requiere una respuesta a las necesidades básicas de los habitantes como pueden ser la vivienda, los caminos y los distintos tipos de servicios.

En este sentido, la extensión horizontal de las ciudades genera, en la mayoría de los casos, un agotamiento del suelo urbanizable, en detrimento de las tierras agrícolas fértiles y de alto rendimiento, que se transforman en edificios de cemento que día a día van creciendo, además del encarecimiento de la gestión urbana y la poca eficacia de los servicios públicos.

Por otra parte, tales cambios operados en la vida urbana, van a contribuir a la aparición de disparidades sociales y ambientales dentro de las ciudades, en general, y en las grandes urbes, de modo particular, lo que contribuye a la aparición de espacios marginales que acusan escasez de servicios básicos y deficiencias infraestructurales. Ello dificulta igualmente la prestación de servicios urbanos básicos, hecho este que constituye una amenaza a la cohesión social e integración urbana.

Señoras y Señores,

Conscientes de la complejidad de tal situación, así como de los peligros que la misma implica, constantemente dirigimos a las partes concernidas, a fin de prestar la debida importancia a la ciudad, en el marco de su crecimiento global, así como tratar con toda seriedad las cuestiones fundamentales que plantea en lo que se refiere a la organización territorial en su globalidad, evitando los enfoques restringidos únicamente a la vivienda.

A semejanza de las demás urbes mundiales, las ciudades marroquíes experimentan un desarrollo continuo y un importante incremento de su población, además del éxodo rural que actualmente alcanza el 65%.

Conscientes de la envergadura que revisten los desafíos planteados, Marruecos cumple todos los acuerdos internacionales, a la vez que se adhiere a la nueva agenda urbana y al conjunto de los mecanismos que tratan las cuestiones del desarrollo y urbanismo en el mundo, desplegando todos sus esfuerzos por aplicarlos, a través de su inclusión en sus estrategias nacionales de desarrollo.

En este marco, lanzamos, en 2004, el programa nacional “ciudades sin chabolas", que busca poner fin a todo tipo de vivienda precaria, en 85 ciudades. Este ambicioso proyecto nacional convierte la cuestión de la vivienda en eje de intervención a fin de garantizar la cohesión social y consolidar la dinámica económica. En efecto, gracias a este proyecto se ha podido alcanzar el número de 58 ciudades sin chabolas.

Por otra parte, la Constitución del Reino de Marruecos de 2011, estableció el derecho a la vivienda digna, vinculado igualmente al derecho al agua y a un medioambiente sano así como a la cobertura médica y a la protección social. Numerosos son los logros que hemos alcanzado en este ámbito, merced a nuestra voluntad política y a la adopción de un enfoque fundado sobre la capitalización del sistema de derechos y el afianzamiento de la integración urbana.

De igual modo, hemos adoptado una política de desarrollo urbano, sostenible y global, impulsando el desarrollo humano y la cohesión social y espacial. A través de un enfoque indagatorio y anticipativo, hemos obrado igualmente por la instauración de una nueva política urbana nacional, así como por la puesta en marcha de la política de la ciudad, adoptada en 2012.

Excelencias,

Señoras y Señores,

Las urbes árabes comparten idénticos desafíos y requieren el desarrollo de mecanismos eficientes de cooperación, susceptibles de obrar como verdaderos instrumentos para una efectiva solidaridad árabe, basada en el intercambio de experiencias y prácticas productivas, así como en la consolidación de las capacidades.

En este sentido, invitamos a la elaboración de una concepción colectiva y compartida, en torno a un sistema integral de ordenación territorial, basada en la anticipación, que tenga por objeto racionalizar el aprovechamiento del espacio y de los recursos existentes, además de contribuir al reequilibrio de la red urbana, reforzando sus capacidades de adaptación a las diferentes mutaciones económicas, sociales, medioambientales y tecnológicas, y obrando por reducir la brecha entre los espacios urbanos, los barrios marginales y las zonas rurales.

Paralelamente, se han de asentar las bases de un urbanismo que tome en consideración las identidades y especificidades locales, que proponga enfoques renovados para la creación de espacios armoniosos, más productivos, más integrados y más sostenibles, capaces de hacer frente a los diferentes retos y desafíos.

Asimismo, les invitamos a llevar a cabo una reflexión en torno a la adopción de mecanismos innovadores, para la elaboración de un nuevo sistema urbano, que tenga por objetivo aportar a nuestros ciudadanos las condiciones de la calidad de vida, consistente en una vivienda digna que preserve la dignidad de la persona, un medioambiente limpio que guarde armonía con las necesidades del desarrollo económico y una planificación urbana inteligente, que emane del hombre y acabe en el hombre.

Ello requiere llevar a cabo reformas institucionales necesarias, que permitan la atribución de competencias a las regiones, entes descentralizados e iniciativas ciudadanas, a fin de reforzar su contribución para que las políticas públicas puedan responder, más y mejor, a las necesidades y expectativas de los ciudadanos.

De igual modo, se ha de poner todo el esmero para que las políticas públicas tengan mayor convergencia, complementariedad y armonía, a fin de evitar la dispersión de los esfuerzos del Estado.

Con esta ocasión, quiero insistir en que la sostenibilidad de nuestras ciudades requiere la movilización de las energías y experiencias para poder hacer frente al cambio climático y mejorar la gestión de los riesgos relacionados con las catástrofes naturales, además de las problemáticas que tienen que ver con la planificación sostenible y el sistema de gobernanza urbana.

Estamos convencidos de que la presente sesión de vuestro foro, constituirá una nueva etapa de reflexión en torno a la elaboración de estrategias claras así como de planes y programas precisos.

No podemos dejar de invitaros a intensificar los esfuerzos a fin de afianzar la cooperación y el intercambio de experiencias y pericias entre nuestros países árabes, ya que éstos, a pesar de tener especificidades culturales locales, comparten iguales intereses y desafíos y se inspiran de la misma fuente cultural e histórica y contemplan el mismo porvenir.

Finalmente, queremos insistir en que el desarrollo de nuestras ciudades no podrá tener lugar sin dar importancia a su población y sin hacer de las mismas un espacio de integración y participación ciudadana. Aspiramos a tener ciudades verdes, capaces de transmitir al hombre el espíritu creativo, cívico, tolerante y cooperante.

Que Dios os ayude y culmine vuestros trabajos con éxito total.

wassalamou alaikoum warahmatoullahi wabarakatouh".