13 °C Fair Rabat

Discursos Reales

SM el Rey dirige un mensaje a los participantes en la reunión anual del Banco Islámico de Desarrollo

Su Majestad el Rey Mohammed VI dirigió un mensaje a los participantes en la 44ª reunión anual del Grupo Banco Islámico de Desarrollo (BID) que se organiza en Marrakech (5-6 de abril de 2019).

He aquí el texto íntegro del mensaje Real leído por Omar Kabbaj, consejero de SM el Rey:

"Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor enviado de Dios, su familia y compañeros

Señor Presidente,

Excelencias,

Señoras y Señores,

Es realmente un motivo de alegría dirigirnos a Ustedes con ocasión de la inauguración de la edición 2019 de la Reunión anual del Grupo del Banco Islámico de Desarrollo, a la que otorgamos Nuestro Alto Patrocinio, en consideración del papel precursor que este grupo bancario desempeña en apoyo del desarrollo económico y social en los países islámicos.

En primer lugar, Nos complace dar la bienvenida a Sus Excelencias los Señores Presidentes y miembros de las delegaciones que participan en los trabajos de este importante encuentro.

La reunión que hoy celebran Ustedes, y que Marruecos, vuestra segunda patria, tiene el honor de albergar por segunda vez, es una prueba más del compromiso del Reino de Marruecos de seguir obrando en pro de la promoción de la cooperación entre los países del Mundo Islámico, contribuyendo de manera efectiva a la realización de la mutua asistencia y solidaridad entre los mismos.

Esta reunión es una ocasión para presentar el balance de las actividades financieras, así como para aprobar los resultados financieros del pasado ejercicio, alcanzados por el Grupo del Banco Islámico de Desarrollo, además de ser una buena oportunidad para evaluar las realizaciones llevadas a cabo por las instituciones del Grupo, con respecto al apoyo al desarrollo socioeconómico en los países miembros, así como para examinar los horizontes futuros de su acción y buscar los medios idóneos para reforzar los vínculos de cooperación entre los países islámicos.

En este contexto hemos de poner de relieve los valiosos esfuerzos que constantemente está desplegando el Grupo del BID, tanto en lo relativo al volumen y calidad de los programas y proyectos de desarrollo que ha financiado, como a las iniciativas puestas en marcha.

Así pues, queremos aplaudir la iniciativa del BID de crear el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación, con el objetivo de brindar apoyo a los proyectos de excelencia en investigación en los países miembros y de las comunidades islámicas a través del mundo, así como por su contribución, junto con otros socios, a la creación del Fondo de vida y sustento para financiar los programas que buscan mejorar las condiciones de vida de los habitantes, apoyar el desarrollo y los micro proyectos en las zonas apartadas de los países miembros.

Excelencias,

Señoras y Señores,

Ante los importantísimos desarrollos geoestratégicos y en previsión de un retroceso del desarrollo económico mundial, la agravación de las tensiones comerciales, el incremento de las políticas proteccionistas, la inestabilidad mundial de los precios de los productos básicos, amén de la acentuación de las presiones exteriores y financieras sobre los mercados emergentes, se constata que la mayor parte de los países miembros del Grupo bancario afrontan verdaderos retos económicos y sociales vinculados al aumento del ritmo del desarrollo global y sostenible, sobre todo en el ámbito de la habilitación de las capacidades de los jóvenes y creación de empleo.

A pesar de los resultados positivos alcanzados por nuestros países en lo que se refiere a las reformas estructurales en los dominios financiero y económico, todavía queda mucho camino por recorrer para que estos países puedan habilitar sus economías y alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible, y la justicia social y espacial.

Con este objetivo, se hace necesario en la actualidad, mucho más que en cualquier otro momento, extender y ampliar el papel del Grupo del Banco Islámico de Desarrollo, impulsando sus prestaciones y programas, a fin de responder a las exigencias de nuestros países y ambiciones de sus pueblos.

Todo ello requiere la intensificación de los esfuerzos y la movilización de todas las energías y posibilidades, con el objeto de interactuar positivamente con las exigencias que requieren los modelos de desarrollo de los países miembros, diversificación de sus economías y estímulo del sector privado, en tanto que motor del desarrollo y creador de riquezas.

En este sentido, el Grupo del Banco Islámico de Desarrollo debe fijarse como prioridad absoluta el interés por desarrollar el capital humano, apoyar los proyectos pequeños y medianos, procurar oportunidades de empleo juvenil, aprovechar las energías para construir y generalizar redes de protección social, promover la condición de la mujer, poner fin a la pobreza, la precariedad y las disparidades espaciales.

Así pues, es deseo Nuestro que el Banco Islámico desempeñe un papel precursor aportando apoyo a los esfuerzos desplegados por los países islámicos con miras a afrontar el cambio climático, afianzar la seguridad medioambiental y aprovechar óptimamente los recursos naturales. Esperamos, igualmente, que contribuya a la aplicación del compromiso mundial de facilitar la financiación necesaria para que estos países logren realizar los objetivos acordados en este ámbito.

Asimismo, invitamos a que se otorgue una atención particular a la financiación de los proyectos de habilitación de infraestructuras, estimulando la creación de proyectos de desarrollo que fomenten la complementariedad económica entre los países islámicos, especialmente en África, en diferentes ámbitos, como pueden ser aquellos relacionados con la energía e infraestructuras, a fin de reforzar el enlace eléctrico, terrestre y marítimo, sin olvidar los proyectos agrícolas, merced a los cuales se puede realizar la seguridad alimentaria.

En este marco, consideramos que el proyecto de gasoducto Nigeria- Marruecos, constituye un modelo de proyecto integrador y estructurante, que se enmarca dentro de aquellos establecidos en la cooperación Sur-Sur, y con posibilidad de aspirar al apoyo del Grupo del BID, en consideración de que la mayoría de los países africanos concernidos por este proyecto son miembros del mismo.

Excelencias,

Señoras y Señores,

El grupo bancario ha desempeñado un importante papel en el ámbito de la financiación de los proyectos de inversión. Ahora está invitado a desplegar una mayor contribución para impulsar las inversiones entre los propios Estados miembros y aportar la ayuda técnica para incrementar las oportunidades de inversión participativa, financiar y garantizar los proyectos del sector privado así como realizar los proyectos de desarrollo en un marco de asociación entre los sectores público y privado.

Por otra parte, es imperativamente necesario afianzar el rol del BID en tanto que institución promotora del conocimiento y de las soluciones creativas entre los Estados miembros, a fin de asistirles en su adaptación a los cambios económicos mundiales, incitándoles a fundarse cada vez más en sus propias capacidades y a aprovechar su potencial y particular ubicación geopolítica como eje central de su entorno asiático, africano y euro-mediterráneo.

Al registrar con total satisfacción el papel que asume el grupo bancario como institución de desarrollo pionera, fomentando la cooperación y la solidaridad entre los Estados islámicos, especialmente con los africanos, quiero señalar que el apoyo de los esfuerzos de desarrollo de tales países y la consolidación de su integración, son susceptibles de contribuir al afianzamiento de los vínculos de cooperación y complementariedad entre estos países y los demás países islámicos, erigiéndose así en un verdadero modelo de la cooperación Sur-Sur.

En este sentido, Marruecos vela constantemente por poner sus competencias humanas y las experiencias que tiene acumuladas en los diferentes ámbitos, en asociación con el grupo bancario y en el marco de la cooperación triangular, al servicio de los países africanos, con vistas a potenciar sus capacidades de desarrollo. Efectivamente, convencidos estamos de que nuestro desarrollo, tanto como nuestro progreso, no pueden concebirse separadamente de nuestros hermanos en el continente africano.

Excelencias,

Señoras y Señores,

Hoy en día, la magnitud de los desafíos nos obliga a emprender una acción colectiva a fin de consolidar los fundamentos de la solidaridad entre los países islámicos y poner en marcha la transición hacia un modelo económico capaz de realizar el desarrollo en todos los niveles, inyectando una fuerte dinámica a las relaciones económicas entre los Estados miembros, al servicio de los intereses de nuestros países y como contribución a la realización del progreso económico y prosperidad social de nuestros pueblos.

Con esta ocasión, queremos expresar nuestra profunda gratitud al Grupo del Banco Islámico de Desarrollo, por su apoyo al proceso de desarrollo socioeconómico que vive el Reino de Marruecos, al contribuir a la financiación de sus proyectos de desarrollo e inversión.

Asimismo, queremos encomiar los esfuerzos llevados a cabo por los Estados miembros y el Grupo del BID, a través de los Fondos Al Aqsa y Al Qods, reiterando una vez más Nuestro constante apoyo y absoluto respaldo a Al Qods así como nuestra firme solidaridad para con nuestros hermanos palestinos.

Excelencias,

Señoras y Señores,

Estamos persuadidos de que los trabajos de la presente reunión desembocarán, con la ayuda de Dios, en constructivas decisiones y recomendaciones, además de iniciativas concretas que tendrán un impacto efectivo sobre el apoyo de la financiación al desarrollo económico y progreso social en los países islámicos, tendiendo así mayores puentes de solidaridad entre los mismos, para responder a las aspiraciones de sus pueblos.

Al reiterarles la bienvenida en Marruecos, su segunda patria, imploramos al Todopoderoso culmine con pleno éxito vuestros trabajos.

Wassalamou alaikoum warahmatoullahi wabarakatouh".