13 °C Fair Rabat

Discursos Reales

Texto íntegro del mensaje dirigido por SM el Rey con motivo de la conmemoración del cincuentenario de la desaparición de Mehdi Ben Barka

SM el Rey Mohammed VI dirigió un mensaje a los participantes en un encuentro organizado, hoy viernes en Rabat, con motivo de la conmemoración del cincuentenario de la desaparición de Mehdi Ben Barka.

He aquí el texto íntegro del mensaje Real, leído por Abderrahmane Youssoufi:

"Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor Enviado de Dios, su familia y compañeros.

Señoras y Señores,

Nos complace dirigirles la presente alocución con ocasión de la conmemoración del cincuentenario de la desaparición de Mehdi Ben Barka.

Antes que nada, juntos hemos de rememorar que fue un hombre de paz y una persona próxima a la Familia Real.

A pesar de que la efemérides tiene lugar en un momento en que numerosas interrogantes permanecen todavía planteadas, sin encontrar una respuesta, Nos Hemos empeñado en participar con Ustedes en la celebración de este acontecimiento, sin ningún complejo, en lo que se refiere a esta cuestión, en consideración del lugar que le tenemos reservado, lo mismo que todos los marroquíes.

En este contexto, hay que recordar que la etapa que siguió a la Independencia fue marcada por distintas agitaciones y conflictos, en torno a la manera de concebir el destino del Marruecos independiente.

Ahora no estamos aquí para emitir juicios acerca de las posturas adoptadas por una parte o por otra.

Lo que es cierto, sin embargo, es que en aquella etapa histórica, el denominador común entre todos los marroquíes, consistió en buscar cómo servir los intereses del país, promoviendo su progreso y desarrollo, y defendiendo sus causas, cada cual desde sus convicciones y orientaciones.

De todos modos, Ben Barka ha entrado en la historia; y la historia no es ni buena ni mala. La historia es lo que es: la memoria de todo un pueblo.

No obstante, hemos de tener presente que los enemigos de Marruecos han querido aprovechar esta cuestión para perjudicar la imagen de nuestro país.

Señoras y Señores,

El Estado se forja sobre su historia, con sus aspectos positivos y negativos. Un pueblo sin historia, es un pueblo sin identidad y sin futuro.

Por ello, la cuestión de Ben Barka ha de servirnos para sacar lecciones y enseñanzas, poniéndolas al servicio de nuestra patria para ayudarnos a construir y no a destruir.

En este contexto, quisiera evocar lo que dije con ocasión de la instalación de la Instancia Equidad y Reconciliación, en 2004, al insistir en que el pueblo marroquí no huye de su pasado, del mismo modo que no permanece preso de su lado negativo; todo lo contrario, obra por la transformación de este último en fuente de energía y dinamismo para la edificación de una sociedad democrática y moderna.

Señoras y Señores,

En 1997, entonces Príncipe Heredero, la Fundación Abderrahim Buabid me había cursado la invitación para participar en su coloquio internacional sobre la transición democrática. 

En su momento, mi Augusto Padre, Su Majestad el Rey Hassan II, Dios le tenga en su Gloria, me aconsejó aceptar la invitación. Por lo tanto, participé en el acto, pronunciando una alocución con tal ocasión.

Hoy, y transcurridos los años, me dirijo nuevamente a Ustedes para reafirmar que la  Monarquía, entonces y ahora, siempre se ha aferrado a la cohesión con los componentes de la Nación, a condición de que se respeten los valores constantes y sagrados por los que entregaron la vida numerosos marroquíes libres, entre los que se cuenta Mehdi Ben Barka.

Así pues, asumiendo la responsabilidad que me incumbe, en tanto que Emir de los Creyentes y Soberano del país, no escatimaré esfuerzo alguno por preservar la opción democrática de nuestro país, protegiendo los derechos y libertades, individuales y colectivos, de las ciudadanas y ciudadanos.

Señoras y Señores,

La historia no es un simple registro de acontecimientos, tal y como sucedieron en un determinado momento, sino también es el modo con que se consignan y se interpretan por cada cual, en función de su concepción y posición.

De este modo, lo más importante es obrar para que todos los marroquíes se apropien de su historia, con sus logros y fracasos, a fin de vivir en un presente seguro y estable, emprendiendo la construcción de un futuro mejor, con total confianza, optimismo y esperanza.

El saludo, la bendición de Dios el Altísimo y sus gracias, sean con vosotros."